VOLVER AL INICIO

El estatuto social

Institucional

VER ESTATUTO COMPLETO (clic acá)

DESCARGAR ESTATUTO SiReLyF (clic acá)

La Historia de la Humanidad demuestra que en todas las épocas los pueblos han experimentado notables cambios que, determinantes de una forma o estilo de vida, fueron el fruto, unos, de una evolución orientada a través de decisiones fundamentales hacia un futuro preconcebido y, otros, de irrupciones más o menos repentinas de factores coyunturales.

 

En nuestro momento histórico, cuando el hombre en su incansable lucha por el bienestar, manifiesta sus deseos de ser más; cuando sus reivindicaciones se descentralizan del mero sustento físico, nace naturalmente el Sindicalismo moderno con la finalidad esencial de promover la superación moral y material del hombre que trabaja.

La instrumentación práctica del Sindicalismo Múltiple, ha significado la respuesta de Luz y Fuerza a esta inquietud, encontrando sus fundamentos más sólidos en la concepción solidaria del esfuerzo volcado hacia el afiliado, su familia y la comunidad.

 

El Sindicato Regional de Luz y Fuerza -Sede Central Villa María-, fiel a estos principios rectores, a su tradición avalada por largos años de noble y constructiva lucha; consciente de la responsabilidad histórica, ratifica su permanente voluntad de bregar para que sus afiliados puedan realizar sus anhelos de vida en comunidad en Paz y Justicia, y compromete su acción en procura de alcanzar -individual y colectivamente- el bienestar y la seguridad, el decoro y la libertad que la sociedad humana debe proporcionar a todos sus integrantes, como elementos indispensables de la promoción integral del hombre.

 

Correspondiendo a la propiedad privada una función social y debiendo el capital estar al servicio de la economía nacional, y tener como principal objetivo el bienestar general, sus diversas formas de explotación no pueden contrariar los fines del beneficio común del pueblo argentino. Es por ello que, en el proceso de realizaciones y con el fin de que la economía esté al servicio del hombre, los medios de producción y cambio, imponen la necesidad de la participación del trabajador, para acelerar su evolución, así evidenciaría su importancia social, técnica y económica.

 

Esta Organización Sindical reafirma la concepción que dio origen a su vida social como persona jurídica de derecho público, con lo que se consolida en la justicia de la Ley, el derecho natural de los trabajadores de agruparse para la defensa de sus intereses.

“El trabajo une las voluntades, aproxima los espíritus y funde los corazones; al realizarlo los hombres descubren que son hermanos”. Además, cuando se desarrolla con sentido trascendente, es elemento fundamental de realización plena de la persona humana.

 

El fundamento ideológico de esta posición descansa en la concepción humanista y cristiana de la vida, en la preeminencia de los valores del espíritu sobre todo materialismo degradante, en el sentido de Patria, en la valoración de la familia, en el criterio que la economía y el trabajo están al servicio del hombre, y en el sentido de solidaridad, como factores esenciales de la justicia social, que involucran indivisiblemente, los intereses de los trabajadores; fines e intereses superiores a los que esta Organización consagra su acción.

 

El Sindicato, en cuanto se susciten hechos y/o actos capaces de afectar los intereses gremiales o laborales de los trabajadores que agrupa, sean sociales, económicos o políticos, ejercerá el derecho constitucional para fijar la posición mas adecuada a sus principios, sin que ello configure ni deba considerarse como actividad político-partidista.

 

Asimismo, la Organización asegura la salvaguarda de la individualidad de sus afiliados, sea en lo social, político o religioso y rechaza toda intromisión extraña que pueda provocar factores de perturbación en su integridad.

 

Bregará permanentemente por la superación del Derecho del Trabajo y la Seguridad Social, y conquistas sociales que amparan a los trabajadores, ejercitando para ello todas las acciones lícitas.

 

Dentro de los principios rectores que identifican a esta Organización con los más caros sentimientos nacionales, se destaca el concepto de Patria Soberana, dueña de sus destinos, y en ese marco, ratifica sus anhelos sobre la nacionalización de todas las fuentes energéticas, en especial aquellas capaces de generar electricidad.

 

En este contexto, su acción está encaminada a lograr que el Estado reafirme el compromiso indelegable de alcanzar un armónico desarrollo de todas las regiones del país, manteniendo las Empresas Eléctricas en su poder, acordando los planes y los medios que permitan esencialmente brindar energía abundante y barata en todos los ámbitos, orientando al sector con mentalidad argentina para beneficio de los argentinos, y aglutinando a los hombres y mujeres de Luz y Fuerza en una comunidad de espíritus unidos en lo personal y en los objetivos, bregando por la defensa de las Cooperativas Eléctricas en aquellos lugares donde el servicio es brindado por ellas,  para lo cual no deberá limitarse en forma alguna la acción de los trabajadores en beneficio real de la Empresa, teniendo presente además la rica experiencia que constituye el sistema de copropiedad  y cogestión aplicado con la concesión de la generación eléctrica que lleva adelante GECOR S.A..

 

Para ello, el Sindicato sostiene los “DERECHOS SOCIALES” en especial los referidos a condiciones dignas y equitativas de labor; jornada limitada; descanso y vacaciones pagadas; retribución justa; Salario Mínimo, Vital y Móvil; igual remuneración para igual tarea; participación en las ganancias de las Empresas, con control de la producción y colaboración  en  la  dirección;  protección  contra  el  desempleo; protección contra el despido arbitrario, estabilidad del empleado público; de organizarse libremente. El derecho a los Sindicatos a concertar convenios colectivos de trabajo; el derecho de huelga; protección para el cumplimiento de la gestión sindical y estabilidad en el empleo. Obligación del estado de otorgar los beneficios de la seguridad social, el Seguro Social Obligatorio, Jubilaciones y Pensiones Móviles; la protección integral de la familia; la defensa del bien de familia; la compensación económica familiar y el acceso a una vivienda digna.

 

La Organización declara, exhorta y se compromete a transitar todos los senderos que pasan por el hombre que trabaja, para dignificarlo y proyectarlo, como identidad humana, a una sociedad donde se reconozca que la suma de las dignidades y la conjunción de hombres felices, son presupuesto indispensable en la construcción de la Nación y en la reafirmación de los supremos intereses de la Patria.